La pasión culinaria de Carolina Ferrer comenzó cuando su tía y madrina Cris le regaló unos maravillosos libros ilustrados de cocina para niños que conservaba de su infancia. A partir de ahí comenzó a hacer galletas, pasteles, tartas y todo lo que tuviera que ver con la repostería.

Esta pasión infantil le llevó a estudiar Dirección Hotelera en la universidad Suiza Les Roches. Allí aprendió a cocinar pero también disciplina y muchísimas cosas que, quizá, tengan que ver más con la sabiduría de vida que con la cocina. Al finalizar sus estudios, trabajó en el restaurante tailandés con estrella Michelin del The Halkin Hotel de Londres. En El Principal, de El Grupo Tragaluz, fue Jefa de Sala.

El nacimiento de Lucas supuso un giro en su vida de 180º, sus valores no cambiaron pero sí cogieron otras formas. En ese momento, decide crear su blog “La Cocina de Carolina”, para unir sus dos pasiones: fotografía y cocina. Crear recetas desde cero, fotografiarlas, compartirlas… viajar, descubrir nuevas culturas y empaparse de ellas para sus recetas y fotografías, son su dosis diaria de felicidad. No solo fotografía cocina, sino todo lo que le inspira.

Carolina ha colaborado con marcas como Moët & Chandon, Stokke, Bombay Sapphire, BRA, Caudalie, Vodafone, Garnier, Bimbo, Cruzcampo, Raimat, Orlando, Blue Dragon, Tribu Woki, Monix, Almond Breeze, La Vieja Fábrica, Korres, Kikkoman, Frangelico, Bundt Cakes, entre otras. Desde 2015, junto a Gala González o Ester Bellón, es una de las prescriptoras de lifestyle a través de su colaboración semanal para la web de Solarisbyme. Su meteórica carrera le ha llevado este año a protagonizar la portada de El País de Cataluña y a su primera incursión televisiva como conductora de un episodio del programa Cuina de Casa.